Hace un mes arribe en territorio aleman. Miro a traves de la ventana y sonrio. El sol brilla sobre la nieve fresca, recien caida. Miro a mi alrededor y tambien sonrio. Mi nuevo hogar no es perfecto pero lo siento propio. No podre pasarle el trapo de piso porque aca no se consigue como tampoco el secador, pero esta limpio. En mi nueva biblioteca abundan libros de informatica que no logro entender ni siquiera traducidos pero me enorgullece contemplarlos en mis estantes.
La convivencia es un aprendizaje continuo, cuyo desarrollo radica en la tolerancia y perserverancia que este dispuesta a mantener. De repente pase de tenerlo todo a compartirlo todo, sin escalas. El exito de este proyecto de vida requiere comunicacion. Cuento con una persona muy abierta al dialogo y eso me ayuda muchisimo a ser libre y expresar lo que complace y lo que no.
De a poco la sociedad toda comienza a sonreirme. Sera quizas porque me esfuerzo por entender lo que quiere decirme o es que aun me muestro asustada?


Miro por la ventana otra vez y solo percibo copos volubles de nieve, que se mecen al compas del viento. Tengo ganas de salir a jugar y revolcarme en ese colchon blanco y mullido y cobijarme con el manto grisaceo de la noche. Pero yo soy argentina con lo cual mi delirio no va mas alla de las palabras: un aleman realmente lo llevaria a cabo. Sans doute 😉

Anuncios