Hoy desperté con un sabor amargo en la boca y 40 minutos despues sonó el timbre. Era el cartero! con una caja que me mandó mi mamá desde Argentina.

Cuando la abrí, encontré 10 jorgelines, los blancos, mis favoritos!
Enseguida, entre intentos desesperados logre abrir uno y lo saboreé muy lentamente, cuando el dulce de leche invadió mi paladar fue una sensación indescriptible, una inyección de alegría.

Ok, ahora voy a comerme otro asi no me los roba el pequeno. Juaz!
Anuncios