agosto 2005


Una de las cosas que mas extraño al vivir en el exterior, es la comida. El dulce de leche, los alfajores, las galletitas y las empanadas me hacen mucha falta. Mucha! A mi me encantan las empanadas de carne, las de humita y las de verdura (ah, las de queso y cebolla tambien).

Esta mañana me levante con algo fijo en mi mente (o estomago?): empanadas.
Asi que luego de comprar las tapas “la Salteña” en Mercado Latino, por vez primera en mi historia culinaria, hice con mis propias manitas, empanadas de carne. Yeah! Mezcle todos los ingredientes, hice el repulgue solita y luego de pintarlas con yema de huevo, las introduje en el horno y me dedique a esperar.
Hace un ratito termine de cenar con el pequeno mis humildes empanadas de carne de vaca rubia (si, hasta las vacas son rubias aca). No sabian como las de carne argentina, pero estaban buenisimas! Estoy hecha toda una doña Petrona jiji.
Y me vino el recuerdo de la empanada bailarina moviendose al ritmo del meneaito, el meneaito, meneaito y ahi, ahi, ahi, ahi
Anuncios
Hace 2 años conoci a mi pequeño. Y desde ese dia no nos separamos mas. Solo la distancia marcaba pausas en nuestra relacion, pero nuestras mentes y sentimientos seguian unidos por algo mucho mas fuerte: el amor.
Hoy, dos años despues de aquel frio dia de Agosto, puedo asegurar que mi vision, mis deseos y anhelos como mujer han cambiado. Encontre en A- un compañero, amigo, amante y todo aquello que, creo, toda mujer desea encontrar.
Antes de conocerte el mundo era plano

Aunque lo discuta usted, señor Galilei
Y me cansé de besar ranas en vano
Pero el príncipe azul
Jamás lo encontré
Y así llegaste tu
Devolviéndome la fe
Sin poemas y sin flores
Con defectos, con errores
Pero en pie

Como ya saben estuvimos en Siracusa, isla de Sicilia, sur de Italia. Al margen de buscar sol y mar, viajamos a esta hermosa y antigua ciudad para concretar uno de mis sueños: conocer en persona a mi “amigo por carta” Gaetano.

Siracusa posee el centro historico en la isla de Ortigia, el cual esta lleno de historia (por eso es centro historico! jiji). Y yo que soy argentina, encontre en Siracusa el origen de muchas costumbres y actitudes de la gente en Buenos Aires: la inmigracion italiana ha dejado una huella muy grande en nuestra cultura. Para mi fue como sentirme nuevamente en casa.
Es muy frecuente ver scooters en las calles angostas de la ciudad. La gente tiene la piel bronceada y todas mujeres poseen enormes lolas, con lo cual senti que algo me faltaba durante nuestra corta estadia . Las playas recuerdan al mismisimo Caribe, con agua limpia, transparente y calma, donde ahogamos el agobiante calor siciliano. Tambien alquilamos una canoa y remamos de un extremo de la playa al otro, saludando a la gente que pasaba en botecitos.

Un lugar que me fascino fue el Teatro Greco. Desde lo mas alto del mismo se puede ver el mar y realmente me sorprendi al ver tanta belleza junta. Siracusa es un lugar que todos deberian visitar, especialmente los argentinos. Estos dias alli, senti que pertenecia mas a Sicilia que a Alemania, donde ya llevo 7 meses. Y eso que mis antepasados nada tienen que ver con Italia.

El encuentro con Gae fue uno de los momentos mas felices de mi vida. Durante las horas previas, A- me escucho y contuvo, porque yo personalmente tenia miedo, ya que vernos las caras iba a marcar un antes y un despues. Y asi fue.

Lo que vi delante de mi fue el mismo Gaetano que conoci a traves de sus cartas, por casi 9 años. Desde el instante en que nos saludamos, todo fluyo como cuando fluian las palabras al redactar cartas. Gae ya no es mi amigo por carta sino mi amigo, aunque la tradicion de escribirnos no planeamos abandonarla.

Si, ahi estuvimos. Ah, como se extraña!

El mes que pasó fue bastante intenso para mi: estuve como loca estudiando para la facu, intenté aprender alemán, tener mi casa en orden, ver regularmente a mi amiga que partiría en breve y conservar un inquebrantable “buen humor”. Llego a los 7 meses en Alemania con un verano que de verano solo conserva el nombre y, por tal motivo, me encuentra tirada en una paradisiaca playa del sur de Sicilia. Uf, necesitaba un respiro.

Ya pasé el medio año. Aún no puedo creerlo.

Siete meses de crecimiento. No soy la mujer maravilla pero si me maravillo al ver como aprendi solita a organizarme y tomar con naturalidad los cambios que se me presentaron. Quizas el mayor logro que tuve fue aprender a esperar. Siento que de repente me tranquilicé, me di cuenta de que tenía un montón de paciencia guardada en mi y jamás la había utilizado, porque no sabía de su existencia en mi.
Con la tranquilidad, llego el aprender a preocuparme un poco mas por mis pares, a ponerme mas seguido en sus zapatos y ya deje de ser siempre mi propio centro de atraccion. Equilibrio, esa es la palabra, logre equilibrarme.
Creo que en estos siete meses pasaron muchas cosas que finalmente dieron y están dando sus frutos. Quizás una de las cosas mas recomfortantes es saber que ese cambio que se produjo y va produciendo en mi, lo han percibido mis padres y me lleno de felicidad cuando recuerdo que mi papá, por primera vez en 25 años, me dijo que se siente orgulloso de la persona que soy.

Hace un tiempo que tenemos ganas de ir a alguna playa europea para tomar un poco de color en la piel palida. Mi primera sugerencia fue Siracusa, donde vive mi amigo por carta Gaetano, a quien aun no he conocido en persona.
La semana pasada conseguimos un vuelo directo a Sicilia, sin tener que pasar por Roma o alguna otra ciudad amenazada por el terrorismo. Asi que ni lo dudamos y sacamos pasaje para volar manana a Catania.
Estoy super contenta porque voy a tener vacaciones como yo creo que deben ser: en la playa
. A eso le sumamos mi encuentro con Gae, mis siete meses en MUC y el inminente final del Mittelstufe en el curso de alemán. Por fin vacaciones!

Despues les cuento cuán rojo se puso A- juaz!!

Dedicado a Barbi

Dias pasados, mientras hablaba via email con
Maite, me hizo dar cuenta de algo que hasta ahora no veia. Y eso quedó rebotando entre las paredes de mi cerebro.
Al llegar a Alemania mi grupo de amigos de Argentina se achicó y al mismo tiempo el grupo “general” se agrandó, gracias a la gente que voy conociendo acá. Eso me lleva a pensar en cómo sobrevive la amistad a la distancia. Sobrevive?


Una vez
Seinfeld planteó la situación de cuánto cuesta hacerse amigos cuando uno ya es adulto. Hoy evoqué ese capítulo (Male unbonding). A mi me pasó sentir que necesitaba hacerme amigas acá, en München, para no estar sola. Pero creo que uno no puede forzar la amistad: se es o no se es amigo. Se tienen ganas o no de ser amigo. Simple.
Maite dijo “Las relaciones humanas son como una plantita! Si no las regas SE SECAN DE A POCO”. Mi mamá me solía decir lo mismo, pero con respecto al amor. Creo que la de Maite es una frase mas acertada.

Al estar distanciada de mis amistades, no tengo tiempo de tipear todo lo que siento y a veces tampoco tengo ganas. A veces sucede algo y no puedo compartirlo en vivo y en directo con ellos. De cierta forma la amistad va “secándose”. Lo bueno es que con ciertas personas, no se seca del todo. Siempre hay un poquito de agua. Con otras hay una nutrición constante y me llena, quizas, el vacío o falta de contención de las demas plantitas.
Hoy me tocó despedirme de una amiga con la que comparti sensaciones dignas del desarraigo. Una amiga, que como diría Seinfeld, la gané de adulta. Prometimos regar nuestra plantita y estar, a pesar de la distancia, saber que la otra está en este mundo. Y la voy a extranar un montón