Como ya saben estuvimos en Siracusa, isla de Sicilia, sur de Italia. Al margen de buscar sol y mar, viajamos a esta hermosa y antigua ciudad para concretar uno de mis sueños: conocer en persona a mi “amigo por carta” Gaetano.

Siracusa posee el centro historico en la isla de Ortigia, el cual esta lleno de historia (por eso es centro historico! jiji). Y yo que soy argentina, encontre en Siracusa el origen de muchas costumbres y actitudes de la gente en Buenos Aires: la inmigracion italiana ha dejado una huella muy grande en nuestra cultura. Para mi fue como sentirme nuevamente en casa.
Es muy frecuente ver scooters en las calles angostas de la ciudad. La gente tiene la piel bronceada y todas mujeres poseen enormes lolas, con lo cual senti que algo me faltaba durante nuestra corta estadia . Las playas recuerdan al mismisimo Caribe, con agua limpia, transparente y calma, donde ahogamos el agobiante calor siciliano. Tambien alquilamos una canoa y remamos de un extremo de la playa al otro, saludando a la gente que pasaba en botecitos.

Un lugar que me fascino fue el Teatro Greco. Desde lo mas alto del mismo se puede ver el mar y realmente me sorprendi al ver tanta belleza junta. Siracusa es un lugar que todos deberian visitar, especialmente los argentinos. Estos dias alli, senti que pertenecia mas a Sicilia que a Alemania, donde ya llevo 7 meses. Y eso que mis antepasados nada tienen que ver con Italia.

El encuentro con Gae fue uno de los momentos mas felices de mi vida. Durante las horas previas, A- me escucho y contuvo, porque yo personalmente tenia miedo, ya que vernos las caras iba a marcar un antes y un despues. Y asi fue.

Lo que vi delante de mi fue el mismo Gaetano que conoci a traves de sus cartas, por casi 9 años. Desde el instante en que nos saludamos, todo fluyo como cuando fluian las palabras al redactar cartas. Gae ya no es mi amigo por carta sino mi amigo, aunque la tradicion de escribirnos no planeamos abandonarla.

Si, ahi estuvimos. Ah, como se extraña!

Anuncios