Una de las cosas que mas extraño al vivir en el exterior, es la comida. El dulce de leche, los alfajores, las galletitas y las empanadas me hacen mucha falta. Mucha! A mi me encantan las empanadas de carne, las de humita y las de verdura (ah, las de queso y cebolla tambien).

Esta mañana me levante con algo fijo en mi mente (o estomago?): empanadas.
Asi que luego de comprar las tapas “la Salteña” en Mercado Latino, por vez primera en mi historia culinaria, hice con mis propias manitas, empanadas de carne. Yeah! Mezcle todos los ingredientes, hice el repulgue solita y luego de pintarlas con yema de huevo, las introduje en el horno y me dedique a esperar.
Hace un ratito termine de cenar con el pequeno mis humildes empanadas de carne de vaca rubia (si, hasta las vacas son rubias aca). No sabian como las de carne argentina, pero estaban buenisimas! Estoy hecha toda una doña Petrona jiji.
Y me vino el recuerdo de la empanada bailarina moviendose al ritmo del meneaito, el meneaito, meneaito y ahi, ahi, ahi, ahi
Anuncios