Y si….hoy cumplo un mes más en Alemania. Afuera llueve para variar y el fin del verano (fue verano aca? cuando?!) es inminente. Ya puedo ir pisando con mi bici, las hojas marchitas de los arboles, que yacen sobre el suelo. Me provoca una cierta melancolia saber que pronto vendran los dias de frio intenso. Me recuerda a cuando llegue a München, hoy hace exactamente ocho meses. Todo lo veia oscuro, no se si porque el invierno no conocio el sol o porque no teniamos lamparas en el techo. Y yo, ademas estaba solita.

Ocho meses. El tiempo vuela. No me canso de decirlo. La semana pasada estabamos escuchando con el pequeno a Silvio (le va a terminar gustando por cansancio, jeje) y de pronto, comenzo a sonar, colada, “Años” por la Negra.
Enseguida me vino el recuerdo de la pequeña Vero, dando vueltas en el living de nuestra ex casa de Barracas, al ritmo de la cancion que mi viejo, con barba negra y mucho mas pelo, cantaba asintiendo, dandole la razon a la Negra y a Pablo y por detras nuestro, mi mama cocinando, asegurandose de que todo sabiera delicioso. Que linda imagen! Es muy loco, mirar atras y decir “cuando fue eso?hace 21 años? pero si parece que fue hace 10!”.
Y si.
El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos. Lo bueno es que uno no envejece en vano (bah, hay mas de uno que si). Por mi parte hoy cumplo 8 meses aqui y me siento como una embarazada a punto de parir. Expectante por lo que va a venir, tachando dias imaginariamente, esperando el gran momento. Porque yo siento que algo grande esta viniendo. Y el gran momento se acerca. Ustedes se preguntaran “que momento?!”. Bueno, ni yo lo se, quizas en mi proximo post nos enteremos…..o no.

Anuncios