Llegué justo para celebrar mis 9 meses . Al principio, cuando comencé a contar cuanto tiempo llevaba acá, sentía que tenía un largo camino por recorrer. Ahora, lo contrario: falta menos para volver a casa.
Pero como dije en el post anterior, aún tengo problemas para definir cuál es mi casa.


Avellaneda es mi casa y la casa de mis padres.
München es mi casa, y el hogar que estamos construyendo con el pequeno.

Creo que mis ataduras a Buenos Aires persisten porque mis viejos están ahi. Si ellos vivieran acá, quizás ya hubiese declarado a München como mi casa. Pero tampoco puedo asegurarlo.
Hace un tiempo, una signora italiana, con quien venía conversando en el avión (en alemán!), me dijo que una vez que una echa raíces con el marido/novio, es ése el lugar donde casa está. Por más que aún no hayan niños.

– Voy a Taormina.
-Hace mucho que no vuelve a su casa?
-No, mi casa es y está en Austria. Taormina es donde nací y viví hasta los 25 años.

Yo también tengo 25 años. Esta signora, se trataba de una desterrada/renegada? O simplemente de alguien que optó por seguir el rebaño para atenuar cualquier esbozo de nostalgia por Sicilia? Me parece que estamos en presencia de dos hipotéticos extremos. Cuándo puedo darme cuenta de que llegué al punto medio?
Por lo pronto ya pasé 9 meses y creo que me quedan 2 más antes de que venza mi visa. Lo que suceda después sólo el tiempo lo dirá.

pd: ya se, super redundante con “casa”!

Anuncios