Hace un tiempo largo que estoy en Buenos Aires. Los primeros dias extranaba mi casa en la capital de la cerveza, pero poco a poco comence a re-acostumbrarme a estar aca, a ser solo hija y estudiante otra vez.
Retome la vida que habia abandonado en enero de 2005; empece a visitar amigas y salir a ponernos al dia, habia tanto de que hablar con cada una! Y de esta manera podia lograr que el transcurso de los dias se hiciera mas llevadero, hasta recibir la nueva visa, la deseada visa, la visa que me permitira convertirme en la Sra. Rulo.

Ayer hable con mi pequeno y me dijo que en DE ya le dieron el Ok en materia administrativa, es decir, que toda la documentacion necesaria para que ich vuelva a Alemania, ya esta lista. La embajada estaria recibiendo todo la semana proxima y asi, yo estaria volviendo dentro de muy poquito a l viejo continente.

El tema es que nuevamente tengo sentimientos encontrados, como en aquel caluroso diciembre de 2004. Estoy contenta porque el regreso a mi nuevo “hogar” es inminente, mi pequeno me esta esperando alla y al mismo tiempo, estoy triste porque abandono Buenos Aires, lo cual implica dejar a mis viejos, mis amistades, mis seres queridos.
Obviamente se que mi vida esta alla junto a A-, porque es el hombre que elegi para pasar el resto de mis dias, pero es inevitable sentir nostalgia, creo que permaneci demasiado tiempo aca, y eso me juega un poco en contra.

Pero bueno, lo que queria comentarles es que los dias en mi hometown se estan agotando y debo cofesar que estoy feliz por regresar y triste por partir.

Anuncios