Me imagine Tokyo como una ciudad super grande, super luminosa, y super llena de gente.
Me encontre con una ciudad grande, luminosa y llena de gente. Sin Super.
Aun asi, la considero una super ciudad. It rocks.

La calle electrica era uno de los lugares que me generaban mas ansias en conocer. Definitivamente, hay que ir de noche. Carteles luminosos por aqui, por alla, negocios ofreciendo ultima tecnologia a diestra y siniestra y paraiso de los fans de anime y/o manga (nunca supe la diferencia entre ambos). Si hasta me reencontre con Mazinger!

El libro que nos habiamos comprado sobre Tokyo nos recomendaba visitar el Fishmarket. Pero habia una condicion: hacerlo antes de las 05.am. Con el cambio de horario nos resultaba bastante dificil concebir sueño de acuerdo a la hora local, asi que no nos costo nada levantarnos a las 04.
El mercado es enorme, y obviamente, se vende pescado y frutos de mar. En la foto se observa un remate de atun.
El piso estaba mojado, con lo cual recomiendo llevar calzado impermeable y mas si hace frio. Tener los pies mojados y con olor a fisch no me causo demasiada gracia.

Los templos son un must. Pero quizas lo mas interesante es ver a la gente local visitar un templo. La gente escribia algo en un pedazo de papel, hacia un rollito y luego lo quemaba en una fuente donde, entendi, se quemaba el incienso. Ese era el olor que se percibia al ingresar al templo. Me dio la sensacion de que el incienso de cierta manera “purificaba” el cuerpo, por como la gente lo respiraba.

En general, los templos estan rodeados de una especie de jardin, lo cual va marcando un limite entre el ruido de la ciudad y la tranquilidad del lugar, generando una atmosfera de meditacion. Lo ideal es visitarlos bien temprano para evitar el malon de turistas.

Visita obligada a la Torre de Tokio: es una copia de la
Tour Eiffel, y aunque parece mucho mas pequena que la francesa (320m), la supera en un par de metros (333m). La vista desde el observatorio especial, a 250 metros de altura es imperdible. Recien ahi me di cuenta de lo enorme que es Tokyo. Supuestamente, desde alli se puede observar el Mt. Fuji, el famosisimo volcan japones. Yo no lo vi, pero si lo pude ver media hora antes de aterrizar en el aeropuerto de Narita.

Un parrafo aparte merecen las mujeres de Tokyo. La mayoria viste muy bien, tienen muy buen gusto y visten super femeninas. La minoria, sin embargo se diferencia por seguir una moda, como decirlo sin que suene mal…..en mi pais se le diria prosti. Botas de caña alta, medias bucaneras, y minishorts son el equipo basico de estas mujeres. Y claro esta, que se visten asi, durante el dia.
Tambien vimos gente usando barbijos en la calle, lo cual me parece una idea excelente, especialmente si se viaja en avion. Yo tambien tengo mi par y lo estrene en el viaje de regreso, que tanto.


Antes de viajar, me encontre con mi amiga japonesa, para que me diera consejos sobre comidas, lugares y actividades imperdibles en su ciudad. Y lo que curiosamente me remarco fue que podia encontrarme con dos tipos de baño: a la europea o a la japonesa.
El baño a la japonesa consta de un hoyo en el suelo. Y eso es todo! Me advirtio “tene cuidado de no meter el pie en el agujero…..”. No tuve el agrado de conocer el bano japones, pero si me encontre con el europeo, solo que un poco mas sofisticado.
Si observan en la foto, el inodoro posee botones que limpian el culin, moderan la presion del agua y mi favorito: permiten regular el volumen del sonido que se produce al “tirar la cadena”!!!! Genial!!!

Continuara…..

Anuncios