La Volkhochschule (o escuela popular), ofrece cursos en escuelas primarias y secundarias a un precio mucho menor que los institutos privados y cuenta con una amplia variedad: idiomas, informatica, salud, deporte, cultura, historia, etc. Luego de comprar el catalogo, averigüe sobre cursos de aleman y me informaron que debia hacer un examen nivelatorio antes de poder inscribirme. El mismo debia realizarlo a las 07 am.
Llegue a las 07 clavadas, y habia una fila un tanto larga, de gente que ya estaba esperando. Me sorprendio. Hacia mucho frio y a los 5 minutos abrieron la puerta; a medida que ingresabamos, iban entregando un numero y una hoja con horarios, “numeros de 1 a 150, inscripción de 08 a 09; numeros de 150 a 300, inscripción de 09 a 10” y asi. Yo tenia numero 120.
Primeramente que me exigieran pagar el examen, me resulto un poco extraño, considerando que era de nivelacion, pero lo que me realmente no me esperaba fue que el examen que me tomaron, comprendia 8 textos sacados del examen que se toma para entrar al curso de preparación (parecido al CBC) para ingresar la universidad (TestDaF). Si hasta me hicieron registrar en la pagina del TestDaf y todo!
El examen duro 40 minutos, ya que disponiamos de 5 minutos para completar cada texto; una vez finalizado, me imprimieron el resultado, y de ahí fui a formar fila en otra sala para que me dijeran que curso me correspondia. Obviamente que ya habia consultado en el catalogo los cursos disponibles para mi nivel, pero aparentemente fui la unica que lo hizo, porque la mayoria no tenia ni idea a que curso ir, ni por cual zona quedaban (yo ya habia hecho mi tarea gracias a google earth).
Baje al piso donde debia inscribirme, y nuevamente me pare en el final de la hilera. Pero como habia habido retraso con las evaluaciones, ya eran mas de las 09, y correspondia anotarse a los de numeros 150 a 300. Un empleado me informo que podia sortear esa cola y avanzar hacia la tan deseada inscripcion, pero antes de poder anotarme en el curso, debi formar fila para pedir descuento por ser estudiante.

De ahí fui a otra cola para finalmente inscribirme y recien ahí fui a la cola de la caja.

Conclusion: hasta ahora jamas habia tenido que formar fila en ningun banco, ni oficina de extranjeros, ni entidad estatal, pero esta experiencia confirma que en Alemania tambien existen las colas interminables!!! 🙂

Conclusion 2: tuve mucha suerte en poder anotarme en el curso que queria, que queda cerca de mi casa y ademas, obtener el descuento estudiantil con la tarjeta ISIC vencida: no todos los alemanes son tan rigidos 😀

Anuncios