agosto 2007


Mi esposo rescato un libro con nombres de bebes, de ser arrojado a la basura durante la mudanza de su hermana. Y mirando, no pude evitar sorprenderme con los siguientes nombres:

  • Albina (f);
  • Bardo (m);
  • Bonaventura (m);
  • Dale;
  • Diez (m);
  • Ernst (m, ernst significa serio en aleman);
  • Feta (f);
  • Gila (f);
  • Hippo (m);
  • Marica (f);
  • Mona (f);
  • Moreno (m);
  • Nada (f);
  • Nonna;
  • Oceana;
  • Oda;
  • Ola;
  • Ole (m),
  • Olla (f);
  • Peregrina (f);
  • Reja (f);
  • Rollo (m);
  • Saladin (m);
  • Sireno (m);
  • Tela (f);
  • This (m);
  • Ultima (f);
  • Uno (m);
  • Uto (m); Uta (f);
  • Veritas (m);
  • Viola (f).

Lo peor es que ya escuche algunas madres llamando a sus hijas “Uta”. Que horror!

Lo mejor, es que este asunto me recordo a Seven. Desopilante 😀

Anuncios

Ni un gramo de mas ni uno de menos: cuatrocientos tres.