No se si ya lo mencione, pero estoy participando de un curso de aleman en la uni, la LMU (Ludwig Maximilians Universität). Ayer tuve la clase de aleman mas interesante hasta ahora de todas la clases de mi historial.
Estamos analizando un texto que habla de las diferencias culturales que experimenta un aleman al mudarse por un tiempo al extranjero. Asi salio el tema del contacto que nosotros, como extranjeros que somos, tenemos con alemanes. Yo no queria, pero tuve que arrancar, porque el profe me dijo “vos ya tuviste contacto muy cercano con alguien aleman” 🙂 jeje.

Y entonces expuse mi punto de opinion de que noto que es gente reservada, cuyo concepto de buena educacion consiste en respetar siempre cierta distancia al hablar sobre sus asuntos. Como que a los amigos se les cuenta lo bueno, pero lo malo, lo realmente malo se lo guardan para ellos y lidian internamente con sus conflictos sin compartir con otra persona. Es cierto que en todas las culturas hay grados de amistad, pero aca siento como que, ni siquiera se menciona si algo malo sucede o preocupa. Osea, de eso no se habla.
Pero lo que desato mas interes en mis companeros fue cuando comence a hablar de la culpa. Cite a mi esposo y le adverti a mi profesor que era puramente el punto de vista de el y que si no estaba de acuerdo que por favor nos lo hiciera saber. Y arranque.

Los alemanes se sienten con cierto grado de culpa/responsabilidad por los hechos que se produjeron antes de que se desatara la segunda guerra mundial y toda la locura de Hitler. Es cierto que las generaciones actuales nada tuvieron que ver con los mismos, pero se siente. Por que? Porque los abuelos de las generaciones posteriores a la segunda guerra mundial, vivieron esa locura, muchas veces alegando que no sabian lo que sucedia, pero lo vivieron, estaba ahi, delante de sus narices. Porque es parte de la historia alemana, porque se ve en la escuela, en el diario, en la tele. Porque solo hace falta tomarse un tren a Berlin y ahi uno toma contacto con lo que sucedio y se pregunta una y otra vez, como fue posible? Y entonces es como que uno recapitula y piensa en el orgullo aleman, en el papel que jugo el orgullo de ser aleman al momento de desatarse las atrocidades.
El profesor coincidio y agrego que falta una identidad alemana fuerte. Y algo que llamo mucho la atencion en los medios, fue la fiebre nacionalista que desato el mundial de futbol de 2006. La gente hacia flamear sus banderas, se calzaba la camiseta, gritaba “Deutschland, Deutschland”, expresaba su orgullo de ser alemanes.
Primero, porque resultaba extrano (pero con una connotacion positiva) ver a tanta gente en Alemania, contenta de ser alemana.
Segundo, porque algunos medios comenzaron a plantear el problema que puede llegar a (re)surgir si el orgullo de ser aleman se incrementa… no hay que olvidarse del pasado negro. Porque al fin de cuentas, fue el fanatismo por ser 100% aleman, lo que condujo a tanta tragedia. Uf, es un tema que da para largo.
De todos modos, yo creo que la falta de identidad alemana es en mayor parte una consecuencia de las dos Alemanias que coexistieron hasta 1989. Se escucha a mucha gente diciendo que antes de la reunificacion se vivia mejor y “para que se volvieron a juntar“…….

Pero a lo que volvio el profe, es a que, efectivamente la culpa se siente, se intenta despegar un poco el presente del pasado, haciendo alusion a la “Stunde Null” (hora cero), como que a partir del fin de la segunda guerra mundial se comenzo a construir la verdadera Alemania y se dejaron de lado todos los logros en artes, tecnologia, letras y demas, debido a que el peso del horror del holocausto, destruyo todo lo bueno que se habia alcanzado anteriormente.

En fin, nos re colgamos hablando sobre eso y la verdad es que sali muy contenta de haber podido tratar un tema asi, tan abiertamente, en una simple clase de idioma para no-alemanes. Para mi, este tipo de charlas son las que me enriquecen tanto como persona, como estudiante de aleman.

Anuncios