Cuando viajo en el subte y no hay asientos libres, todos me miran la panza, algunos incluso sonrien, pero nadie, ni siquiera los que van sentados en la fila de “capacidad reducida” (senializada con una cruz) me ofrece el asiento. Me saca de las casillas. Hasta ahora solo dos mujeres me lo ofrecieron y un viejo. Un viejo!! Es una vergüenza.
El domingo tome el tren y todos los asientos estaban ocupados. Me parecio ver uno libre y cuando me acerque, supuestamente venia sentado un nenito de unos 4 anios. En realidad el iba parado delante de la silla. Asi que le pregunte al padre si estaba libre y me respondio “no, mi hijo esta sentado aqui”.!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

La gente alrededor lo miro con horror por semejante respuesta, pero ninguno fue capaz de darme el asiento! Osea, si te vas a horrorizar, al menos demostra que sos mejor que esa rata.
Me di vuelta para contarle a mi esposo, que venia cerca de la puerta sosteniendo las bicicletas y me percate de que la esposa del maleducado lo estaba “retando”; cuando me di vuelta ella me llamo y me dijo que me sentara. Osea, la mujer, el tipo NO. Ella era alemana, el tipo norteamericano.

Creo que podria haber pedido el asiento a cualquiera en ese tren, pero yo quisiera saber por que demonios esta gente no tiene un poco de voluntad en cuanto a ceder asientos? Por que son tan pateticos?

cartelito para asientos reservados a personas mayores, en un autobus.

Vengo de un pais del tercer mundo (aunque muchos insistan que es el segundo), donde es obligacion moral cederle el asiento a una persona con capacidad reducida. Si sube al colectivo (autobus) un ciego, un viejo, un hombre con muletas, una mujer con un bebe, etc, y todos se hacen los dormidos, el conductor grita que alguien le de el asiento.
En los supermercados hay cajas especiales para viejos, embarazadas, discapacitados.
En los bancos, cuando alguien va a pagar sus cuentas, el cajero llama a la persona en cuestion y le da prioridad de atencion. Si el cajero no la viese, un guardia se encarga de acompanar a tal persona hasta la caja para que sea atendida de inmediato.


Pero aca no. No se tiene en cuenta la necesidad fisica de ciertas personas. No sale de uno mismo el ayudar al projimo porque si. La unica vez que vi a alguien ofreciendo el asiento, fue cuando mi esposo tuvo que usar muletas y un ninio de ~12 anios, se lo cedio. Un ninio. De 12 anios!!!!

Indignada, escribi un email a la empresa de transporte en MUC, consultandoles sobre las reglas concernientes a los asientos de capacidad reducida.

Me respondieron que como embarazada puedo reclamar cualquier asiento a cualquier persona y que me lo deberian ceder, ya que existe una ordenanza donde se establece que si “embarazadas y madres con ninios pequenos” piden el asiento se lo deben dar. Pero obviamente no es una obligacion. Entonces es deber o no? En que quedamos? Siento que me toman el pelo.
Lo mejor es que me contestaron que a partir de mi relato, estan considerando colocar carteles y avisos “como en Argentina” para sensiblizar a los pasajeros respecto de este tema.
En mi opinion, esos carteles deberian colgarlos en las escuelas y hogares para educar a las generaciones futuras.