Hace alrededor de 30 años mi tía agarró una aguja y me perforó las orejas. Yo tenía ca. 5 meses de edad. Durante mi adolescencia me volví a perforar las orejas, porque un solo agujerito no me bastaba. Un poco de hielo para adormecer el lóbulo y zas! Un nuevo aro.

Hoy en día, cuando nace una nena en cualquier hospital de Buenos Aires, después de medirle la cabeza, la pancita y controlar los signos vitales, también se le perforan las orejas. Es algo que está totalmente incorporado a la rutina. Como mi hija nació acá, recién a los 5 meses le perforaron las orejas con unos abridores (en Argentina).

Buscando un regalo de Navidad para mi mama que está acá por las fiestas, entro en una joyería y pregunto:

– Hola, vende agujereadores?
– ??????
-Son aros que en el extremo tienen una punta, para poder hacer agujeros en la oreja.
-???????
– Cuando alguien no tiene agujeros en la oreja no puede usar aros (excepto a presión). Si quiere usar aros necesita perforarse las orejas!
– Ah, si, tenemos. Pero usted no puede hacerse los agujeros.
– Cómo que no? Mire, todos estos los hice yo- digo sonriendo, mientras le muestro mi oreja izquierda.
– (cara de Oh mein Gott, de donde salió esta?!) Bueno, quiero decir, que nuestro sistema médico no lo permite ( hace énfasis en médico). Sólo personal calificado (???????) puede hacerlo utilizando esta pistola (me muestra, sacándola del cajón). Usted viene, elije los abridores y yo le hago los agujeros.
– Ok, pero es un regalo para mi madre, puedo comprar los abridores y llevármelos a mi casa?
– No, no está permitido que el cliente se lleve los abridores a su casa!

Wow, esto si que no me lo esperaba. Luego de pensarlo le pido que me muestre los abridores que tiene en stock, decidida a llevar a mamá y que le perforen las orejas ahí. La chica me muestra unos aros plateados. Le pregunto,”de qué material es esto?”

– Acero inoxidable.
-Acero inoxidable?!?! No tiene algo de oro 18k.?
– Noooooooo, nadie vende abridores de oro 18k!
– Cómo que no? Yo compré abridores de oro para mi hija en Argentina.
– Acá se usan de acero inoxidable y a los quince días puede quitarlos y reemplazarlos por aros de oro. Nunca va a encontrar abridores de oro!

Ok, le agradecí y me fui. Mientras me iba escuché que la colega le preguntaba “qué fue todo eso?!” y se reían (de mi, obvio). Yo me reí también (de ellas), aún dándoles la espalda.

Diferente y orgullosa de serlo!